La actividad de la poda es primordial para conseguir equilibrar producciones, conservar la salud de la planta, con el saneamiento de la misma, para conseguir la forma que queremos, en cuanto a la estética se refiere.

Pero debemos tener en cuenta que existe gran variedad de tipologías de poda dependiendo de cuales sean nuestros objetivos con respecto a la planta.

Primordial en árboles y arbustos jóvenes

La poda de formación en árboles y arbustos jóvenes es muy importante para, como su nombre indica, dar forma a la planta, ya que la forma de nuestra planta influirá después en la cantidad de frutos que dará, en la salud de la planta, en la cantidad de luz que recibirá en un sitio y en otro, etc.

Según el tallo, distinguiremos árboles flechados, con un único tallo guía y árboles con copa en cruz, estos tienen un tronco principal y a una cierta altura una cruz, a partir de la cual nace las ramas principales.

¡Ojo! Siempre tenemos que respetar el libre desarrollo de nuestro árbol o arbusto.

En Domasa contamos con una amplia variedad de herramientas y cortasetos de arbutos, así como de motosierras Stihl para la poda de altura.

Poda en todos los tipos de árboles y arbustos

Realizaremos la poda de limpieza para eliminar las ramas secas y rotas o ramas dañadas. Se hace para evitar enfermedades en la planta.

En árboles frutales tendremos que realizar la poda de producción o fructificación con el objetivo de equilibrar el número de yemas de flor con el número de yemas de madera, esto siempre depende del tipo de frutal, puede ser distinto en cada caso.

En el caso de arbustos como las hortensias o los rosales, la poda de floración es esencial para conseguir calidad y el máximo de flores posibles. También dependerá de cada tipo de arbusto.

Cualquier especie de árbol frutal, después de una producción máxima, entrará en declive. Con la poda de regeneración ayudamos a la planta a regenerarse y rejuvenecerse continuamente. Este tipo de poda es fundamental para mantener buenas producciones a lo largo del tiempo.

Antes hemos hablado de la poda de formación en árboles y arbustos jóvenes, pero ¿Qué pasa si dejamos de dar forma a la planta y la abandonamos en este sentido? Pues que con el paso del tiempo crecerá y crecerá consiguiendo un volumen excesivo y exagerado. Para evitar esto, existe la poda de rejuvenecimiento, restauración o reformación. Como su nombre indica, con este tipo de poda lo que conseguiremos es mejora de la estructura, forma y aspecto de un árbol que ha sido descuidado.

¿Cuándo podar?

La mayoría de las especies se podan al finalizar el invierno. Al podar tus plantas en esta estación, estarán listas para florecer en primavera.

Aunque, si clasificamos según el tipo de hoja que tenga la planta en cuestión, tenemos que saber que:

  • Si son plantas de hoja caduca, el momento de la poda es cuando han perdido las hojas, es decir otoño/invierno
  • Si son plantas de hoja perenne, estas no pierden las hojas, pero si hay un ligero parón en su crecimiento durante las estaciones más frías.  El rebrote será en primavera. Por lo que el momento perfecto para podarlas es justo antes de que eso pase.

¿Qué pasa con las especies en flor?

Para saber cuándo podar las especies en flor hay que tener en cuenta en qué ramas florecen y cuándo lo hacen.

  • Si florecen en ramas del año anterior y además lo hacen en invierno o primavera, Lo ideal es podarlas justo después de la floración.
  • Si florecen en ramas nuevas, en verano y en otoño, entonces podemos podarlas después de la floración, durante el reposo o después de este. Pero si podamos justo antes del rebrote tendremos una floración más abundante.

Para terminar algunos consejos desde Domasa:

  • Una poda mal realizada puede suponer grandes problemas para la planta, incluso la muerte de esta
  • Una poda regular facilita la entrada de luz en la planta y ayuda a la correcta fotosíntesis
  • Cuanto más susceptible sea la especie a las bajas temperaturas, más tarde debe realizarse su poda
  • Al cortar ramas gruesas debe hacerse en dos pasos, evitando desgarros en el punto de corte. Debe cortarse primero una parte y luego el tronco final.

En Domasa contamos con todos los materiales necesarios para llevar a cabo todos estos tipos de poda, ya sea a nivel industrial o particular.

¡Visítanos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te cortes
y ponte en contacto con nosotros ;)